Filtrar productos por:

 


Variedad con el entrenamiento a la cuerda y pie a tierra


El entrenamiento en el suelo es muy recomendable para jinete y caballo y es ideal para alternar con la monta convencional sobre el caballo. En primer lugar es un cambio muy bienvenido para ambos y puede sustituir a la monta cuando ésta no sea posible por motivos de salud o de tiempo. Por otro lado, el entrenamiento a la cuerda y pie a tierra beneficia la relación y fomenta la confianza entre el jinete y el caballo.

En el entrenamiento a la cuerda, el jinete guía al caballo mediante un ramal formando un círculo. El entrenamiento a la cuerda relaja al caballo, y ayuda además al jinete a detectar posibles posiciones incorrectas o problemas durante el movimiento y corregirlos. Un elemento esencial es el ramal, pero también se puede emplear un cinchuelo para ramal (para fijar las riendas auxiliares) o un sistema de entrenamiento a la cuerda. Las denominadas riendas largas sirven de ayuda para el jinete para transmitir, también pie a tierra, los comandos a ambos lados de la boca del caballo. De esta manera, es posible realizar ejercicios más complicados.

El entrenamiento pie a tierra ofrece al caballo más libertad de movimiento que a la cuerda. El caballo aprende diversos ejercicios que, en la mayoría de los casos, se han concebido para fomentar la confianza entre el jinete y el caballo. Para este fin, se emplean, p. ej., una cuerda para el entrenamiento pie a tierra, con la que el jinete puede conservar el control, pero dejando al caballo suficiente libertad de movimiento. Muchos comandos se dan mediante la voz, pero también se puede utilizar una fusta para picadero para respaldar la comunicación entre el jinete y el caballo.

Back to top